Los equipos de trabajo son absolutamente necesarios. Nadie sabe más ni puede más que el conjunto. Sin embargo formar parte de un equipo o gestionar como coordinador/a un equipo es una tarea ingente que supone disponer de habilidades de gestión, de relación y de comunicación.. Todos los equipos sufren bajo la presión de los miembros del mismo, de la dirección o de las tareas a realizar dando origen esta circunstancia a muchos conflictos, que se eternizan, enconan y hacen prácticamente imposible cualquier tarea en común. Apredner a cooperar, a diferenciar relaciones funcionales y personales, a comunicarse y a coordinarse, gestionar los conflictos positivamente para el equipo y la institución, mejorar la calidad del producto o servicio son objetivos que se pueden alcanzar bajo la dirección de un coach o asesor de equipos.

Compárte Mitxelena-Gingko
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print